Tres haikus para un domingo

  Por alguna razón los domingos siempre son días raros para mí; solíamos reunirnos días como estos en la casa de la abuela, después que cada uno agarró su propio camino, quedó como  el día de las largas conversaciones telefónicas con nuestros seres queridos, pero todo cambia… solo queda la añoranza.  Por eso he creado […]