#Reto12Votos – Semana 51 – Fantasía

Se despertó temprano y salió a la calle a hacer varios trámites que tenía pendiente. Esperó uno minutos y vio llegar el transporte colectivo, al subirse, pese a que había puestos en la parte de atrás,  un joven le ofreció su asiento y él se dirigió al fondo. Ella le agradeció y se sentó. Mentalmente iba sacando cuentas, entraría primero a una entidad bancaria y retiraría un efectivo y después iría a una peluquería, quería hacerse un ligero cambio a su cabello. Pronto llegó a su destino, pagó y bajó. Vio una tienda de dulces, entró y compró unas almendras y pasas, para un postre que había visto el día anterior en internet.

Sigue leyendo «#Reto12Votos – Semana 51 – Fantasía»

Mensaje Diario de 5 minutos.

Escribe por cinco minutos a partir de una palabra generadora, la de esta semana es «Clave».  Esta es la propuesta diaria que hace @latino.romano, si deseas saber más, puedes leer aquí, para que también participes.

Habíamos hecho un pacto de no más discusiones. Ella constantemente me recriminaba mi manera de andar por la casa: la ropa desordenada, los platos en cualquier parte; a mí me gustaba de esa manera, pero cada vez que ella llegaba a visitarme se tomaba el tiempo de organizar primero y la perorata no tenía fin.

 

Ella me gustaba mucho pero esa manía por el orden me asfixiaba. Le pedía que se relajara un poco y entonces me acusaba de ser un desaseado y ya cuando se ponía de esa manera lo mejor era dejarla sola y esa era la clave, entonces,  me suplicaba que no me fuera, que ella iba a cambiar, que eso era cierto que los demás también le criticaban lo mismo y a mí me gustaba ese estado de desahogo donde después quedaba dócil y podíamos pasarnos dos días sin salir a la calle solo viendo películas y comiendo comida de la calle que pedíamos por teléfono.

 

Un día, Sonia no volvió, cuando la llamé me dijo que estaba muy ocupada y que no la molestara por los momentos, eso me dejó muy aturdido, no entendí cómo podía dejarme a mí, que era todo para ella, que le escuchaba sus quejas, le acomodaba su vida, le organizaba su mundo.

 

Ahora  Dilcia me está visitando, comienza nuevamente el tener que explicar el porqué de mi desorden…

Contenido original

Imagen principal la propuesta por los creadores del reto.

El trato del canoero – Poema

Cuando se vive en el llano, cerca del río,  es común al acercarnos a este,  ver el recorrido que hacen ida y vuelta los canoeros, ¿qué piensan en esas soledades en medio de la inmenso río? No lo sabemos, pero sí podemos recrear un día de su vida a través de unos versos.


 

A lo lejos se avista al canoero,

expectante pero seguro.

Cada mañana se santigua  para garantizar su travesía.

De niño aprendió a leer el pentagrama del agua,

y en soledades comunes,  le contó el  viento, los secretos del río.

De pie en su canoa dirige su destino,

enfila sus pensamientos,

para que no zozobren en los pozos de su alma.

 

Entre canalete y canto da comienzo a su jornada.

Pasajeros y equipajes, están bajo su confianza.

Por esteros o cañadas, viajan firmes tras la copla.

Las luces de la ciudad anuncian el desembarcadero.

Vuelve luego a retomar el camino a la añoranza.

Con silbidos animosos

toma de nuevo el cauce, que  promete:

el calor del lar de vuelta,

los brazos que dan refugio,

el cafecito colado,

la cotidiana conversa,

el chinchorro con  su cuatro,

y la compañía silente,

cómplice de sueños gratos,

que den grato amanecer para continuar el trato.


Contenido original

Imágenes propias de mi archivo personal


Tejer y destejer – Poema

«No dejes que el ruido de las opiniones ajenas apaguen tu voz interna». Steve Jobs. fuente


 

He querido doblar el ya torcido destino mío,

y he notado que siempre se puede enrumbar de nuevo.

Hay árboles que después de podados

vuelven a enramar y sostienen nidos.

Así mis manos hoy dan abrigo.

Mi palabra intenta apaciguar los  trinos.

Me doy turno para escuchar otras voces,

que no aturden ni aumentan las tensiones.

Puedo avanzar en una tarde pálida

y retomar el camino perdido.

Mi cauce sigue intacto.

Soy dueña de mi ritmo.

No descuido mi esencia.

Estaré sosegada viendo el desfile de mi herencia.

En calma es más fácil encontrar las puntas sueltas

para seguir tejiendo sin enredar los hilos.

fuente


Contenido original

Imagen principal

#Reto12Votos – Semana 50 – Noticias

Me gustaría que en Steemit se pudiera incorporar algún tipo de música de fondo mientras usted lee.  En ese caso colocaría una fanfarria que se mantuviera como banda sonora para que  usted se entere de la siguiente noticia.
Sigue leyendo «#Reto12Votos – Semana 50 – Noticias»