No busques más abrigo

Has descubierto que su corazón no es tu refugio.

Esta búsqueda cavernícola de protección

choca contra el entendimiento y el precepto

de no te apegues, no te acostumbres.

Sigue adelante sin acumular hojas secas;

deja que el viento haga lo suyo.

Te has pasado mucho tiempo creyendo en el otro

y te has olvidado de ti.

¿Qué de tus sentires, aficiones y sueños?

¿Dónde quedaron tus propósitos?

¿Te hiciste promesas personales alguna vez?

Busca dentro de ti, estás a tiempo.

Es el momento de erguirte sin esperar la aprobación de los otros.

Deja de esperar recompensas donde solo hay oquedad.

El mundo seguirá sus movimientos siempre iguales

y no hay nada que tú puedas hacer para cambiarlos.

Pero tú sí que puedes empezar desde hoy y ser otra.


Imagen principal rosa en óleo hecha por mí.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *