Metas, ¿metas? ¿Y eshooo qué esshhh? Así preguntaba uno de mis nietos cuando estaba aprendiendo a hablar y algo le extrañaba, a mí se me quedó la expresión, como otras tantas.

 

Todos nos hemos forjado metas unos más que otros, a quien deja de hacerlo se le suele criticar como falto de sueños y anhelos, a lo que este se defenderá diciendo que es ante todo realista.

 

No tener metas es quizá andar dando tumbos sin sentido y sin aspiración, tenerlas en exceso es propio de un visionario o alguien que siempre irá tras sus anhelos pese a todo.

La juventud da mucho ímpetu para plantear metas, pero no es una regla, hay muchos adultos mayores que aún se emocionan planificando lo que harán con su futuro.

 

Ahí está el meollo del asunto. ¿Debemos hacernos metas a largo plazo? ¿Debemos vivir el ya y el ahora sin preocuparnos por lo que venga?

 

Hay metas que requieren un desembolso de dinero o aplicación de logística con la que no se cuenta en el presente: adquisición de bienes, viajes, entre otros.

 

¿Debemos entonces dejarlas en la lista de lo imposible o es lícito seguir soñando?

Nunca se sabe las vueltas que da la vida, por lo que dejar de planificar o visualizar lo que se desea podría ser un error.

 

Ante la dificultad de contar con el logro de grandes metas podríamos plantearnos unas más sencillas, que puedan lograrse a corto plazo.

 

Hay metas que no necesitan mucho esfuerzo o grandes cantidades de dinero pero sí de una fuerza de voluntad, como por ejemplo: perder peso, dejar un vicio, apartarse de una persona tóxica, dejar de procrastinar.

 

fuente

Otras requieren el poder de convocatoria para que entre varios se logre, por ejemplo: crear un jardín, hacer una sala para ver películas o videos, aprender yoga, taichí u otra disciplina, aprender un oficio u arte, entre otros.

 

Yo tengo muchas metas, las he ido logrando poco a poco. Y me sigo planteando nuevas, una de mis metas y que trato de revisar diariamente para que no se me olvide su cumplimiento es tratar de aplicar los cuatro acuerdos del libro de Miguel Ruíz.

 

No supongas, no te tomes nada personal, la palabra impecable y hacer las cosas bien, con esto no nos metemos en conflictos y llevamos cada día en paz.

 

Como pequeña conquista está poder llevar el registro sistemático de todos los que lea esta semana, por alguna razón no he podido organizarme en eso y me llega el día domingo y aún no he editado para colocar mi lista actualizada, se me pierde la misma y entre rebuscar a quién leí y a quién no, se me enreda el reto12Votos.

 

Mi meta con ustedes es seguir cada semana escribiendo y compartiendo, tal como lo inventó @pavelnunez y ha seguido comunicándolo @avellana dentro del #Club12, donde cada vez somos más y vamos por más.
¿Deseas participar? Debes leer aquí.

El #Reto12Votos está diseñado para que todas las personas ganen. Se trata de leer, comentar y votar por otros participantes que harán lo mismo a cambio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *