Llegamos a la semana 92 y un nuevo tema nos desafía. Se trata de una dinámica bien agradable que tiene que ver con leer y escribir.

 

Fue @pavelnunez quien tuvo esta ingeniosa idea que ha mantenido activa nuestra amiga @avellana, y donde ya conformados en el equipo de #Club12, cada semana presentamos publicaciones relacionadas con un tema común.

 

Lo agradable de todo esto es que aquí sí nos leemos y comentamos con entusiasmo los posts de cada una de las personas que participen, si te animas,  te sugiero leer más aquí. Te gustará.

Todos sabemos qué son los gestos y lo que cada uno transmite, aunque por los avatares de la comunicación muchos nos equivoquemos al interpretar erróneamente alguno, y es que es necesario acotar, que todos ellos son aprendidos y muchos surgen por la dinámica del momento o el lugar donde se esté.

 

Todos los gestos tienen que ver con la comunicación no verbal.  Cuando hablar no es posible surge un movimiento animado que la sustituye con el mismo resultado. ¿Recuerdan ustedes el que hacíamos en el colegio para que nos prestaran un sacapunta? Cerrábamos un puño y con la otra mano le hacíamos un movimiento circular como si estuviésemos sosteniendo un lápiz y la otra persona inmediatamente entendía y nos respondía con una negativa o nos entregaba lo pedido. ¿Y el que se hacía para indicar que alguien estaba loco? este creo que está en desuso.  Uno que está fuera de contexto es tocarnos la muñeca para pedir la hora, estuvo muy en boga, pero ahora con los teléfonos celulares podemos obtenerla, ya  casi nadie usa reloj de pulsera.

fuente

Y qué no decir del que da indicaciones al que está intentando estacionar o meter un carro en un espacio reducido. En todas partes aparece alguien que se las ingenia en ese sentido.
Las madres solemos ser expertas en hacer reclamos e impedir acciones, sin decir una palabra, a veces solo con una mirada. Aún recuerdo a mi mamá,  cuando íbamos de visita a alguna casa o venía alguien a la nuestra, y teníamos un comportamiento inadecuado, solo nos veía,  y sálvese quien no le entendiera, después que salíamos de la situación, venía el reproche a veces acompañado de algo más; ya la próxima vez no había lugar a dudas: esos dos ojitos entornados decían mucho más que un discursos de diez páginas.

 

No me digan que no les pasó lo siguiente: alguien le hacía una seña a otra persona,  que estaba detrás y ustedes la tomaban para sí, con el posterior resultado de una buena dosis de vergüenza.
Algunos oficios crean los gestos, también situaciones cotidianas de la vida diaria. Por ejemplo, levantar el brazo para que se detuviera una buseta y mover la mano hacia abajo indicando que se aceptaba viajar agachado tuvo su momento.

 

Los oficios o actividades que se realicen generan gestos nuevos, pero estos también se pierden cuando se termina la actividad. De igual forma es necesario saber que no existe un convencionalismo establecido para los mismos, lo que en un lado puede significar algo, en otro país puede significar otra cosa y ser hasta  contraproducente.

 

De todos los gestos, los mejores son aquellos que se establecen a priori, particulares, secretos, esos que se acuerdan entre los enamorados y tienen significados solo para ellos. (Me gustaría comentaran si tienen alguna experiencia al respecto). O si se engañaron con un guiño que pensaron era una invitación y era un tic nervioso que tenía la persona. (Risas) O si les hizo un gesto que interpretaron que les llamara pero lo que quería era que les prestara un teléfono.

fuente

Los gestos trascienden también lo físico y se vuelven acciones. Puede haber malos o buenos gestos, esos que quedan registrados en la memoria como acciones que tuvieron un mensaje. Que mal gesto tuvo fulano al tirar la puerta o que gesto tan hermoso ha tenido esa señora al hacer una donación, son ejemplos.

 

La vida nos muestra esos  que tienen las personas para favorecer a otros: repartir comida o medicamento a quienes lo necesitan y seguir organizando acciones de ayuda.  Todos los días damos y recibimos favores que se convierten en recuerdos imborrables para ser agradecidos por siempre. Aquel café que nos llevaron en la madrugada mientras cuidábamos a un enfermo, el turno que nos apartaron para una consulta médica, el aviso de que acudiéramos a un lugar donde obtendríamos algo importante, la ayuda en esta plataforma,  que recibimos de nuestros amigos, para seguir creciendo, son prácticas que refuerzan la unión.

“No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha». Evangelio de San Mateo, capítulo 6, versículo 3

El #Reto12Votos está diseñado para que todas las personas ganen. Se trata de leer, comentar y votar por otros participantes que harán lo mismo a cambio.

Contenido original

Imagen principal diseñada por los creadores de este reto.

Esta fue mi participación para la semana 92, felicito a @marybellrg y @hlezama quienes obtuvieron la recompenza la semana pasada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *