Un mundo raro y distinto – Poema

El cielo es violeta y el sol se pinta de ocre.

No es la imaginación,

no es una obra de Van Gogh,

ni un producto psicodélico desfasado,

tampoco es la obra inconclusa de un niño triste.

Es la imagen que entra por la ventana y amodorra.

La rareza que aturde.

Nubes preñadas se niegan a parir.

De pronto se asiste al paraíso del miedo:

no se abracen que es letal,

no se besen que envenenan.

La sociedad sigue su rumbo de manos de la soberbia.

Ahora las pesadillas se sueñan en colectivo,

pero desde cada nicho una plegaria llora

Y el cielo…

El cielo amenaza con vestirse de verde.


Contenido original

Imagen principal


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *