Esas historias que contamos, de dónde surgen…

Muchas veces he querido tocar este tema, pero por diversas razones lo he pospuesto, una de ellas, por no querer ser demasiado drástica.

 

Esta plataforma se nutre de la escritura, de la producción individual y original de cada uno de sus integrantes.  Reflexiones, cuentos, poemas, recetas, crónicas y más.  Es lógico que se agoten los temas, sobre todo en quienes asumimos escribir diariamente.

 

Los ejercicios que proponen en los concursos ayudan mucho a desarrollar la creatividad y surge cada historia que muchas veces sorprende al propio escritor, que no tenía idea de que esa trama pudiera desarrollarse.

 

Podríamos pensar que los escritores no todo el tiempo acuden a sus experiencias autobiográficas para escribir.  Generalmente se nutren de lo que ven, escuchan, recuerdan y hasta recrean vivencias con otros escenarios y actores.  Esto último es algo que suelo hacer.  Por ello muchas veces me cuesta responder algunos comentarios a mis posts, que dan por hecho que estoy contando algo personal,  puede ser, pero la mayoría de las veces no lo es.

 

Por ejemplo, en estos momentos una amiga cercana está viajando al hermano país a buscar a su hijo, hasta ahora no he sabido nada de ella; mi deseo es que lo traiga con ella de regreso, pero podría pasar que: el hijo no se quiera regresar porque se ha enamorado allá y no acuda a la cita que tiene con la madre; no consiga cómo salir del lugar inhóspito donde se encuentra, aún deseándolo, por la dificultad del transporte; que se haya venido antes y la mamá no haya tenido necesidad de salir.

 

El resultado nunca será parecido a las maneras como lo anticipé, sin  embargo,  tendría material para escribir cinco historias distintas.   Y así como este ejemplo, podría escuchar lo que alguien me cuente y recrearlo en forma de poema, sin que ni siquiera se parezca a lo que ellos vivan.  O escuchar una canción y captar un verso y a partir de allí contar una historia.

 

No necesariamente lo que escriba es autobiográfico, pero pudiera ser.

Contenido original

Imagen principal


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *