Allá vamos – Poema

¿Suele el destino escribir con apuro y en ilegibles trazos, hasta que todo se disipa?

 

Solo debí comunicarme,

el día preciso, a la hora exacta, en el tiempo correcto.

Una iniciativa solamente y la vida habría transcurrido de otra forma.

Qué perturbadora puede ser la sensatez,

el buen tino, el sosegado proceder.

Qué travieso el destino:

nos tiende alfombras de alambre

para vernos caer.

Una infeliz decisión  y la perversidad se asienta:

lúgubre, adversa y maliciosa.

Aunque incrustada logro ver el fondo,

sublime y resplandeciente

para allá vamos.


Contenido original

Imagen principal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *