Gané, ganaste: todos somos ganadores. Para que cada uno de nosotros esté hoy aquí, hubo antes una competencia, donde solo uno entre millones obtuvo la posibilidad de fecundar un óvulo. Eso implica que dentro de cada uno de nosotros hay un triunfador.

Esta semana el #Reto12Votos nos persuade a que expongamos nuestro conocimiento con respecto al tema Competitividad. Algo que es parte de nuestro día a día y que sí, efectivamente, se ha convertido en un valor. Ya vamos por la semana 65, de aquella iniciativa que tuviera @pavelnunez cuando creó este reto, y que ahora conformados como equipo @Club12, con la dirección de @avellana, mantenemos en pie.

 

La competencia es algo que traemos en los genes, pero como dice el dicho: “bueno es cilantro pero no tanto” de todo lo que se abusa se obtienen desastres. Competir para sentirse mejor que los demás y apabullar a otro es una desgracia y de eso no se trata. De lo que sí se trata es de aprender, de superarnos y crecer con la sabiduría de que si otro pudo, nosotros también podemos y no está de más intentarlo.

Los records que se han establecido en los deportes parten de un nivel de exigencia cada vez mayor, siempre surge un elemento que causa asombro y establece nuevas pautas para otras competencias y la evolución de cada disciplina se ve a partir de los cambios que se han mostrado a través de los tiempos.

 

La creatividad se dispara cuando buscamos hacer mejores cosas, cuando no nos quedamos con los límites impuestos, nunca sabremos cuál habría sido nuestro desempeño en algo si no lo intentamos y conocer los estándares marcados es importante para exigirnos más.

En una red como Steemit, se pueden conocer nuestra propia valía como escritores. Los diversos concursos y retos ofrecen un espacio para la competitividad sana, donde ganamos o perdemos sin que esto ocasione algún tipo de desencanto, porque la evaluación que hacemos y recibimos de nuestro trabajo y el de los compañeros nos permite, crecer y seguir experimentando, sobre todo cuando se trata de competencias justas.

 

En los últimos tiempos ha aumentado la cantidad de oportunidades para la competitividad, distintos escenarios: artísticos, culinarios, deportivos, y académicos, entre otros, muestran una diversidad de comportamientos y formas de apoyar a los ganadores, en algunos casos, la humillación al contrincante, que no reúne las condiciones, es vergonzosa también para el espectador, por lo que debe tenerse cuidado para no emular estos comportamientos sobre todo cuando se trata de niños.

 

Muchas veces la participación infantil donde no hay una premiación especial a un ganador sino que se valora la actuación de todos es más edificante, que aquellas donde se premia a uno solo y una mayoría sale defraudada, porque estos últimos quizá pierden la oportunidad de seguir creciendo y aprendiendo en algo donde quizá sí tengan talento, por ello es importante incentivarlos a que sigan incursionando y reconozcan dentro de sí donde tienen ventajas que les lleve a mejorar cada día un poco más.
El #Reto12Votos está diseñado para que todas las personas ganen. Se trata de leer, comentar y votar por otros participantes que harán lo mismo a cambio.
Contenido original
Imagen principal propuesta por el reto. 
He elaborado con el programa de edición Canvas.con, el resto de las imágenes, el contenido es propio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *