Jubilación – Relato corto – Mensaje diario de 5 minutos – 7 de noviembre de 2019

A escribir durante 5 minutos a partir de una palabra dada, nos invita @latino.romano, la de hoy es jubilación. Aquí mi historia.

Jubilación

Hoy he ido a la tienda a comprar una caja de letras para la memoria. El encargado no entendió por lo que le tuve que repetir: “Letras para la memoria”, me vio con esa mirada que tienen los jóvenes que creen saberlo todo. Luego me dijo: «eso es en el otro pasillo, señora, donde dice cereales, pero creo que de letras ya no quedan”. Otra joven con aires de “quítate tú para ponerme yo”, se impuso y dijo a viva voz: “no, es en el pasillo de los libros, allí hay una revista que se llama Letras”.

 

No me moví del lugar, le insistí al joven, al primero, al diligente y racional sabelotodo y le repetí: “u-na ca-ja de le- tras pa-ra la me-mo-ria”. Vino entonces el dueño del lugar, y me dijo: “para cuando llegue mi jubilación, tengo guardadas mis letras en mi propia caja, para no andar buscándolas donde no están”. Me miró triunfal, mientras los otros arqueaban las cejas, como si de verdad pudiera tener unas letras guardadas en una caja. Entonces le dije: «Si su caja es de vidrio todos podrán verle las letras, si es oscura y hermética se enmohecerán y olerán mal por la humedad, usted debería saberlo, por eso yo prefiero comprarlas nuevas, que no hayan sido usadas antes, véndame, por favor, una caja de letras».

 

El hombre se retiró a buscarlas, pero se tarda demasiado, si viene con palabras viejas, me daré cuenta de que me está dando las suyas, las que me dijo que tenía guardadas, y esas yo no las quiero.
Contenido original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *