Mi vida ha sido una suma de pequeñas frustraciones que las he ido compensando una a una, al pensar que todo pasa para que ocurra algo mejor. Expresiones de ese tipo me las repito como mantras y muchas veces actúo como la fábula de la zorra y las uvas: “no importa, estaban verdes”.

 

Eso no significa que no me esfuerce por los sueños, muchos los he logrado, pero seamos justos, son muchas las veces que lo que planificamos no avanza como lo deseamos y nos defraudamos, en esos casos lo único que nos queda es avanzar, valorando lo que sí hemos obtenido, esto me llevaría a afirmar también, que mi vida ha sido un cúmulo de logros que me han dado mucha felicidad.

 

Todos estamos expuestos a vivir frustraciones, pero lo que hacemos con ellas será lo que determine nuestro avance o la inmovilidad para accionar; obviamente, debemos seguir adelante y no amilanarnos por lo que no fue.

 

Particularmente, me habría gustado ser guitarrista clásica, no lo logré, pero mi hijo sí y muy posiblemente, tal como se ven las cosas, alguno de los nietos.

 

Me habría gustado aprender a nadar. Pienso que todo el mundo debería saber hacerlo. Yo no aprendí, pero me preocupé en inscribir a mis hijos en cursos de natación y ellos sí aprendieron.

 

Cómo me habría gustado ser cantante, tener una bella voz y pasar rato entonando bellas melodías. No tengo ese don, pero sí el oído para disfrutar de hermosas piezas musicales interpretadas por mi hija y nuera.

 

Muchas veces creemos tener sueños y luego nos damos cuenta de que realmente no son nuestros, como la vez que quise estudiar Derecho, nos habíamos puesto de acuerdo un grupo para hacerlo, pero una vez dentro, no me vi en ese rol de litigante, me preocupó inclusive el tipo de vida que me generaría esta profesión y desistí sin que eso me ocasionara malestar alguno.

 

Creo que plantearnos metas alcanzables y esforzarnos por lograrlas nos da la satisfacción necesaria para comprender que sí podemos alcanzar nuestros sueños. El conocer la desilusión por no haber logrado algo, nos da luego la fortaleza para valorar los éxitos, que siempre son más que lo que no hemos alcanzado. Si analizamos que llegamos a este mundo sin nada y completamente indefensos y evaluamos cada uno de nuestros logros podemos ver que hemos ganado mucho en este camino llamado vida y que no haber obtenido algo en algún momento no es motivo de desencanto, sino de fuerza para seguir emprendiendo, conociendo y logrando nuevos sueños.

Esta fue mi participación en el #Reto12Votos que cada lunes propone @club12. Siempre es bueno recordar que esta iniciativa fue propuesta por @pavelnunez, pero ha llegado hasta este punto debido a la perseverancia y apoyo de @avellana. Si deseas participar en el mismo, te invito a leer las reglas aquí.

El #Reto12Votos está diseñado para que todas las personas ganen. Se trata de leer, comentar y votar por otros participantes que harán lo mismo a cambio.


Contenido original

Imagen principal propuesta por el reto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *