El sepelio de las voces – Poema

 

Cuántas veces las personas optan por el silencio como un integrante más en sus relaciones y le dan el papel principal, de esto trata mi poema de hoy.

El sepelio de las voces

En la fiesta de sus almas el protagonista fue el silencio.

Se apoderó de las mañanas,

se enseñoreó con las noches,

fue tomando los espacios,

y pintando de gris el lienzo de sus vidas.

Abrumador e ingrato,

látigo vengador,

cosió los labios con acero,

enmudeció la tinta precursora.

Cuando la palabra huye se vuelven sonoras las paredes.

Surge la resonancia de los diálogos anclados en la memoria,

gritan y llaman la atención.

Callar y condenar se alinean y presagian la pérdida.

Nadie acudió a tiempo al sepelio de su voz,

pero aún hay quien apuesta a la presencia de algún susurro insepulto.

fuente


Contenido original

Imagen principal


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *