No quiero dejar de participar en el reto diario de @latino.romano, escribir durante cinco minutos a partir de una idea generadora, hoy correspondió: Día del tranvía.

Ahora había vuelto el tema del insomnio, la idea de contar ovejas no era nada atractiva, había leído en internet una  recomendación, que prometía sueño seguro en dos minutos.  Había que comenzar por controlar la respiración y no pensar en nada, luego imaginarse durmiendo en una canoa y después en una hamaca arropada con una sábana negra, esto último le parecía inquietante, además el principal problema era que a la hora de dormir se antojaban los pensamientos de presentarse uno a uno y realmente era difícil espantarlos.
El ruido del aparato acondicionador de aire cada día se hacía más fuerte, muy apropiado para imaginarse en un viaje en tren, recostada encima de unas maletas, no sabe bien el porqué de esa imagen, pero esta sí le provocaba un sueño agradable y reparador, a menos que ella misma se saboteara y se empeñara en seguir pensando, entonces prendía el televisor nuevamente, terrible error; pero eso fue lo que hizo,  una película de vaqueros de esas que no solía ver, mostraba a una joven con una pequeña maleta en una estación, lista  para subirse al tren, qué casualidad, y ella que nunca se había subido a uno, eso definitivamente era una invitación, era el día del tranvía, mejor volvería a apagar el aparato y haría su representación mental, ojalá que no se vaya la luz.
Contenido original
Imagen principal propuesta por el reto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *