Participo por aquí con el ejercicio de escribir un texto en cinco minutos a partir de una palabra, aceptando la invitación que hace @latino.romano.

La palabra del día de hoy es Huella, aquí mi texto, que no lleva en este caso contenidos que puedan ser vistos como universales, pero fue lo que surgió.

La señora había guardado un trozo de queso en la nevera, antes  advirtió a los niños,  que no lo tocaran que era lo que tenía para la cena.  Se fue a hacer sus quehaceres, lo mismo de todos los días.  “A la noche le haré unas empanadas a los muchachos”, pensó, y revisó a ver cuánta harina le quedaba, sí, con eso sería suficiente para hacer diez empanadas aprovechando que aún tenía aceite.  Los niños iban a estar felices.

 

Comenzó los preparativos como a las 6 de la tarde, y cuando fue a buscar el queso para rallarlo, no quedaba sino la cuarta parte del mismo, meticulosamente le habían cortado un trozo y no le habían informado.

 

Se sintió frustrada y se dispuso a ver si alguno había dejado su huella.  Rosita había estado dibujando con tempera, y había regado pintura por todas partes, de haber sido ella habría dejado alguna marca en la puerta de la nevera,  con seguridad ella no fue; Manuel tenía fama de desordenado y nunca dejaba los utensilios en el mismo sitio, eso también mostraba su inocencia.

 

Decidió cambiar el menú e hizo unas arepas fritas a las que les roció una brizna de queso por encima y sirvió la mesa.  Cuando estaban todos cenando su esposo le comentó: “se me había olvidado decirte: en la tarde vino la vecina a ver si teníamos queso y le di un trozo”.

 

Ya estaba dilucidado el problema, menos mal no formó ningún alboroto, agradeció a su esposo la ayuda a la vecina y siguieron cenando en paz.


fuente


 

Contenido original.

Imagen principal propuesta por el reto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *