“Perdón vida de mi vida, perdón si es que te he faltado, perdón cariñito amado, ángel adorado, dame tu perdón”.  Seguramente ya le has puesto música a este texto; he comenzado así mi post para hacer antesala al tema que nos ha pedido para esta semana el #Club12.  Para quienes recién ingresan, esta es una iniciativa que surgió de parte de @pavelnunez, pero fue @avellana quien le ha dado continuidad, y cada vez son más las personas que apoyan y dan calor a este #Reto12votos, que consiste en escribir un post siguiendo las reglas propuestas  y luego leer  lo que han escrito los demás participantes,  tratando en lo posible de dejar comentarios inspiradores, que refuercen, aporten y den apoyo al mismo.  Te invito a unirte, es agradable leer la diversidad de pareceres que pueden surgir en cada propuesta, además de que se crean intercambios solidarios importantes para crecer en esta red.

Perdón para esa persona tóxica

 

La vida está llena de sustancias que son beneficiosas para algunos, pero terriblemente tóxicas para otros.  Lo que a uno le cae muy bien a otro lo indigesta y así mismo parece ocurrir con las relaciones personales.   En el camino de la vida nos tropezamos con personas que nos provocan trastornos, pero estamos obligados a estar allí.  Muchas veces porque forman parte de nuestra propia familia, o porque pensamos que no podemos alejarnos de ellos.  Algunas veces ocurre parecido a los que tienen alergia a los camarones, a veces les cae mal y otras no, pero llega un día donde la reacción es tan fuerte que puede ocasionarles la muerte y decide dejar de comerlos definitivamente, pero hay quien los come porque les gustan mucho y se exponen al riesgo, de donde surge el dicho: “sarna con gusto no pica”.  El tema de hoy consiste en hacer una carta de perdón para esa persona tóxica, bajo mi criterio entiendo que también toca perdonarse a sí mismo por no saber como respetarnos y porque es muy posible que también hayamos sido tóxico para otros.

Mi carta

Querido lector invisible:

Intento a través de esta carta hacerte ver cómo nuestro comportamiento ha afectado lo bonito que teníamos.  Me ha costado entender qué fue lo que nos ocurrió realmente, pero quiero decirte que no hay en mi corazón el menor rastro de rencor, todo lo contrario, te estoy muy agradecida por todo lo que me has mostrado con esas acciones.

 

Dicen que lo que nos molesta del otro es porque realmente lo tenemos nosotros y que esto funciona como un espejo, que nos refleja a nosotros mismos, por ello te reitero las gracias, porque si no es así no hubiese tenido la posibilidad de detectar en mí, eso que veo tan detestable en otros y el que tú me lo mostraras,  te da un gran valor en mi vida, lo cual debo agradecer, porque a partir de allí mi papel ha sido trabajar en mí para eliminar esa forma de ser, que seguramente me hace ver como una persona tóxica para otra gente.

 

Ojalá tampoco me guardes rencor a mí, para que puedas seguir tu camino en paz.  Yo estoy bien, con esa tranquilidad que siempre he deseado para mí, con la que puedo estar en calma para hacer las actividades que siempre me gustaron.  Quiero me perdones por haberte invitado a entrar a mi vida, yo también lo hice.  Te he perdonado y me he perdonado a mí.  Sigamos nuestros caminos.

 

                                                                                                                     Atentamente,

 

                                                                                                                        Yo.


El #Reto12Votos está diseñado para que todas las personas ganen. Se trata de leer, comentar y votar por otros participantes del reto que harán lo mismo a cambio.  La semana pasada gané junto a @mafalda2018 a quien felicito.

 


El #Reto12Votos es patrocinado por:

 

 


 

Recibe apoyo de:


 

Y forma parte de la comunidad de:


 

Contenido Original

Imagen principal propuesta por el #Reto12Votos.


 

 

 



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *