Agradecida de la invitación que hace @latino.romano, para hacer un texto contra reloj, cinco minutos de escritura donde puede desarrollarse cualquier idea a partir de las palabras generadoras que nos da.  El texto a continuación es el que surgió producto del ejercicio, es creación imaginaria para esta actividad, no tiene nada que ver con algo vivido: es lo interesante de este juego que nunca nos imaginamos qué puede resultar.  Aún hay tiempo para tu texto del día de hoy si sigues las reglas aquí.


Piel quemada

Estaban todos juntos celebrando el cumpleaños de una de las niñas. En algún lugar, personas con poca imaginación, habían inventado la idea de aplastar el rostro del festejado contra su propia torta de cumpleaños; comportamiento que ahora se había vuelto común en las reuniones donde había un agasajo, algo aprendido por imitación. En este caso, aunque no se siguieran esas “reglas”, no faltó quien pretendiendo dárselas de gracioso, inició un comportamiento parecido; tomó un poco de mezcla de la crema del pastel y la untó en el rostro de los que tuvo más cerca, eso generó un comportamiento de burlas, risas y carreras para evitar ser víctima del inusitado juego.

 

Ese día habían decidido además hacer una parrilla, la habían comido y compartido también con cervezas; todo estaba muy bien, hasta que el necio comenzó la jugarreta. Al momento de correr una mujer entaconada y con unos licores de más en la cabeza, lo hizo hacia el lado equivocado, chocó con una mesa y le pegó el brazo a la parrillera que aún estaba encendida, cayendo de bruces sobre ella, terminando con la piel quemada.  Las personas que estaban allí corrieron a ayudarla y a quitarle la ceniza que se le veía pegada, pero se dieron cuenta que la cosa era algo seria y decidieron llevarla al ambulatorio cercano para que le aplicaran algún tratamiento.
Contenido original
Imagen principal propuesta por el reto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *