Cada día @latino.romano nos invita a escribir durante cinco minutos a partir de una palabra o frase que nos da.  Esta es mi participación para el día de hoy.

Un beso en la frente

Caminaba con la espalda muy recta, socialmente era muy amable, le caía bien a la gente quienes  solían referirse a él como una buena persona, pero como dice el dicho: “luz en la calle oscuridad en la casa” en la vida diaria, dentro del hogar era bastante hermético, imponía su forma de pensar en todo, cualquier decisión debía pasar por su filtro. Don Pedro no era persona de andarse con dobles discursos las cosas se hacían a su manera.  Él era su tío, le había correspondido velar por ella en sus estudios luego que su hermana murió y  le pidió que cuidara de ella.

 

Él tenía una única forma de medir sus avances, le preguntaba que cuánta calificación habían obtenido las demás y luego preguntaba por ella, viendo que no superaba a los otros, hacía un rictus de desagrado y seguía  como si nada.  En una oportunidad quiso saber cuánto había sacado y ella dijo “quince”, y cuando preguntó por las demás, inmediatamente ella dijo: “once, diez, y menos que eso”.  El no hizo ningún gesto, pero esa noche cuando ella se acercó a  despedirse para ir a dormir su tío la llamó y le dio un beso de buenas noches,  sin decirle más nada, fue la única manifestación de afecto que tuvo para ella en todo el tiempo que estuvieron juntos.


Contenido original

Imagen principal propuesta para el reto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *