El papel de la inspiración. Una guía para la escritura en Steemit

Los navegantes de las aguas de Steemit y ahora sus afluentes, saben que para mantenerse a flote es importante saber nadar, esto es saber escribir, y hacerlo, supone tener diariamente un tema, que forme parte de nuestros intereses, el cual podamos desarrollar ampliamente para gusto nuestro y de nuestros lectores también.

 

Contamos, por ejemplo, con personas o comunidades  que orientan la escritura constante, a través de retos o concursos, los cuales nos brindan tópicos diversos que nos ayudan   a producir y desarrollar nuestra creatividad, gracias al ejercicio constante.  Tenemos por ejemplo: @club12, @felixgarciap, @bananafish, @latino.romano, entre otros, promotores de la escritura diaria o semanal de distintos temas.

 

Pero obviamente, también está la producción espontánea, esa que nos lleva a remar solos, surgida de: la inspiración, la curiosidad, el deseo de enseñar, motivar o de mostrar esa vena escritora guía; todos sabemos que por distintas razones puede espantarse esa inspiración y quedamos entonces a la deriva.

 

De dónde nace la inspiración

 

La inspiración está muy ligada al estado anímico.  La alegría, la tristeza o la ira, pueden desencadenar temas interesantes, donde hay que tener el cuidado de no perder la objetividad.  Andar por la vida en constante observación, no olvidemos la metáfora del océano, vamos como capitanes de barco avizorando cualquier peligro y disfrutando del mar y sus bellezas.  El mayor peligro que le puede ocurrir a los escritores noveles es que caigan en la tentación de copiar, allí pierden el respeto que hubieran podido ganar y la posibilidad de aprender este maravilloso ejercicio. La producción constante crea bases para una mejor escritura cada vez.

 

De esa observación atenta se agarra la inspiración.  A veces se siente como que una voz va dictando lo que vamos escribiendo y fluye de manera sencilla la producción escrita.  Recomiendo el ejercicio diario que propone @latino.romano para los hablantes hispanos, Mensaje diario de cinco minutos, donde se nos da una palabra y en cinco  minutos debemos escribir algo.  Es un ejercicio, si lo hacemos por nuestra cuenta, nos da múltiples ideas para escribir cuentos, ensayos y ¿por qué no?, poesía.

 

Tener a mano una libreta y bolígrafo para capturar aquellas expresiones que escuchamos y nos resultan curiosas: temas que nos llegan a la mente en momentos cuando estamos haciendo alguna otra actividad, que si los dejamos a la memoria pueden olvidarse.

 

Ver películas diferentes, de esas que no suelen gustar a los demás porque las consideran largas o tediosas son a veces las que tienen temas distintos y remueven fibras que detonan la creatividad.

 

Mantenerse activo en la lectura. Leer cuentos, poesías, novelas, ensayos.  La escritura es un proceso que se complementa con la lectura, haciéndolo se refuerzan las competencias discursivas y se amplía la visión para captar temas.

 

Escuchar música.  Muchas veces al sentarse a escribir con el sonido de fondo de una melodía que nos gusta mucho, sentimos que nos surge la intención de escritura, es el momento de no perder esa energía y escribir.  Esas notas que quedan allí servirán en otro momento para ser desarrolladas y convertidas en textos.

 

Hay otros elementos, que dependerán cada uno de la manera de ser de cada quien.  Somos dueños de nuestra inspiración y la página en blanco puede ser una tentación para llevarnos a desarrollar muchas ideas.

 


Contenido original

Imagen principal


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *