Escribe por cinco minutos a partir de una palabra generadora, la de esta semana es «Clave».  Esta es la propuesta diaria que hace @latino.romano, si deseas saber más, puedes leer aquí, para que también participes.

Habíamos hecho un pacto de no más discusiones. Ella constantemente me recriminaba mi manera de andar por la casa: la ropa desordenada, los platos en cualquier parte; a mí me gustaba de esa manera, pero cada vez que ella llegaba a visitarme se tomaba el tiempo de organizar primero y la perorata no tenía fin.

 

Ella me gustaba mucho pero esa manía por el orden me asfixiaba. Le pedía que se relajara un poco y entonces me acusaba de ser un desaseado y ya cuando se ponía de esa manera lo mejor era dejarla sola y esa era la clave, entonces,  me suplicaba que no me fuera, que ella iba a cambiar, que eso era cierto que los demás también le criticaban lo mismo y a mí me gustaba ese estado de desahogo donde después quedaba dócil y podíamos pasarnos dos días sin salir a la calle solo viendo películas y comiendo comida de la calle que pedíamos por teléfono.

 

Un día, Sonia no volvió, cuando la llamé me dijo que estaba muy ocupada y que no la molestara por los momentos, eso me dejó muy aturdido, no entendí cómo podía dejarme a mí, que era todo para ella, que le escuchaba sus quejas, le acomodaba su vida, le organizaba su mundo.

 

Ahora  Dilcia me está visitando, comienza nuevamente el tener que explicar el porqué de mi desorden…

Contenido original

Imagen principal la propuesta por los creadores del reto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *