El día de hoy @latino.romano nos tenía una nueva propuesta: Alfombra mojada.  Escribir cinco minutos en torno a esta idea, es genial, te invito a leer más aquí para que te sumes a esta dinámica.

fuente

Por un descuido.

Lo dudé, no podía creer lo que me contaban.  Las llamadas telefónicas no paraban.  Que habías sido tú, eso no se creería nunca.

Desde que te conozco tu comportamiento ha sido el de la excesiva limpieza, siempre pulcro y reclamando a los demás, porque dejaban colillas en el cenicero o no se limpiaban los pies en el felpudo antes de entrar.  Muchas veces se generaron risas en quienes te veían tan perfeccionista.

“Afloja ese comportamiento, Rubén, no todo tiene que estar siempre impecable, permítete un poco de soltura de vez en cuando”, pero solo recibía caras impenetrables de tu parte.  Por eso al llegar esta mañana  y ver todo este desastre en la oficina me sorprendí mucho.  ¿La alfombra mojada? Si ni siquiera toleras las visitas de niños para que no dejen  sus residuos por ahí.

Ah, será una locura cuando llegues y descubras que el agua llegó en tu ausencia, que dejaste el grifo abierto, porque no encontraste agua ayer en la tarde  y algo tapó el lavamanos y el derrame del líquido  ha inundado el departamento.

Siempre se falla por alguna razón, no todo tiene que ser intachable.  No aguanto la risa.


 

Contenido original

Imagen principal la propuesta en el reto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *