La vida siempre sorprende

No abras los ojos, no veas, no asimiles, no leas, sigue allí en tu cómodo rol, repitiendo patrones, consejas y creencias. Apégate a lo viejo a lo improbable, que viene de tus ancestros.

Repite la vida de los otros, sigue sus modas, alárgate las orejas porque una cantante famosa así lo hace y no pienses, encandílate en tus impresiones e imponlas, que los demás sigan tus pasos, y te veneren.
Tú eres quien manda, todos deben rendirte pleitesía, sobre todo desde que te han dado ese cargo, algo que no imaginabas.  Eres  jefe, ¡qué palabra tan grande! ¡jefe!, ¡jefa!, te gritan tus súbditos, ahora crees que tus paisanos te respetan porque eres quien  juega con las fechas, sigues los mandatos, cumples las directrices, haces recriminaciones y engañas de manera fehaciente.
Nadie como tú para gritarle al otro en la cara, que es un don nadie. Tú ordenas; ahora tú eres, tú impones. Chillas y las venas de tu cuello hablan por ti, te tiemblan los mofletes. ¡Qué valiente eres! Te llaman guerrera y te aplaudes sola, pero sabes que estás en las postrimerías de un cargo inexistente en la vida real, que solo sirvió para mostrar a los demás tu propia naturaleza y la de los que piensan como tú.
Te detienen en la calle para pedirte tiempo, pero tú no los ves, no los conoces, eres tu propio dueño, vives tu minuto de gloria y te sienes líder.

Pero y ¿después qué?

El tiempo siempre sigue su curso, todo cambia, todo pasa y las acciones quedan registradas, las huellas no pueden modificarse, pero es posible cambiar la forma de caminar y salir de la encrucijada.

 

Las sociedades siempre buscan su transformación, no se quedan pegadas a lo impuesto sobre todo cuando es visible su anormalidad, su desatino, el daño obligado y el sufrimiento.
Es tiempo de reaccionar, la cordialidad es un don, que puede aprenderse.  La vida siempre sorprende.
Contenido original de @charjaim

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *