#Reto12Votos – Semana 33 – Cultura Selfie

Llego tarde, yo sé que sí, pero no quise dejar por fuera esta semana 33 que trae este tema tan actual como lo es la cultura selfie, propuesto por la amiga @avellana, si deseas unirte a este equipo puedes leer más aquí. y continuar con nostros a partir de la semana 34, te va a encantar.


 

Antes de que supiera que se llamaba selfies ya veía muchas fotos de personas conocidas que me resultaban algo extrañas, luego supe que era porque ellas mismas se tomaban las fotografías y aprendí a reconocerlas, porque se observaba el hombro levantado y por algunos rasgos que se volvieron generalizados. 

No les voy a negar que no lo intenté, pero nunca pude lograr una, que me satisficiera,  parecía que me estaba viendo en una cucharilla, deformada por completo, echémosle la culpa al teléfono que no tenía la sofisticación tecnológica adecuada para generar fotografías de buena calidad y no  a mi impericia para tomar fotografías.  

El tiempo ha pasado y he visto buenas imágenes, creo que ha evolucionado mucho la cultura del selfie y cada vez se observan más naturales. 

 

Creo que nuestra juventud tiene mucho que agradecer a estos adelantos con la fotografía en cualquiera de sus formas.  Tienen la posibilidad de seleccionar, comparar y eliminar imágenes hasta quedar conformes con la correcta, lo que significa que las que vemos publicadas en redes han pasado un proceso de revisión y sus dueños están satisfechos con ellas.

No se imaginan los jóvenes el terror que padecimos nosotros,  al tener que aceptar fotografías, donde habíamos quedado con los ojos cerrados o bizcos, o con feas muecas y soportar luego que nuestras madres orgullosas las mandaran a enmarcar para lucirlas con ternura en el mejor lugar de la casa.

 

Había personas que se dedicaban a hacerles modificaciones sin que se notaran, para abrir los ojos, acomodar el cabello, borrar manchas y más.  Luego quedaba una fotografía algo grotesca pero que las madres con el mismo orgullo seguían mostrando para vergüenza nuestra. 

Son muchas las personas que dicen: “no me gusta que me tomen fotografías”  y este desagrado viene como resultado de la insatisfacción de ver que una cosa era lo que mostraba el espejo y otra muy diferente lo que capturaba la imagen fotográfica, luego de los días de espera después del revelado.

 En los sitios donde se hacían revelados fotográficos era común ver el apuro de la gente en abrir los sobres de fotografía, los gestos de disgusto y el apuro en esconder las fotografías incómodas.

Pero aunque no tuvimos la cultura selfie tuvimos esta que le voy a mostrar ahora, que fue la forma más cercana de observarnos en una fotografía.

fuente

El tiempo pasa y continúa haciendo sus estragos que ya no se pueden camuflar, no queda sino aceptarnos, que aunque a nosotros no nos guste la imagen que resulte, todos los demás al verla sí nos reconocen, mientras que muchas selfies son tan raras y artificiales que no se parecen a la persona que conocemos.

Mientras tanto que siga evolucionando la tecnología y nos brinde cada vez más mejores maneras de capturarnos y dejar para el futuro imágenes hermosas con las cuales estemos contentos. 

Nos vemos más adelante. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *